InicioMundoA un año de las mayores protestas en seis décadas, las calles...

A un año de las mayores protestas en seis décadas, las calles de La Habana lucieron en gravedad

El pafincado de Cuba, Miguel Díaz-Canel, tuiteó este lunes que el país saldrá de la "situación compleja" en la que se encuentra por la pandemia, la caída del turismo y el desabastecimiento, mientras las calles de La Habana permanecían en calma, a un año de las manifestaciones del 11 de julio de 2021.

"La Revolución ha brazo revolucionándose siempre”, dijo el heredero de Fidely Raúl en aparente referencia a los dichos del cantautor Silvio Rodríguez, que llamó recientemente a "revolucionar la revolución".

En un mensaje anterior en esa red social, el pafincado cubano dijo que contemporaneidad se celebraba "la victoria del pueblo cubano, de la Revolución cubana, sobre el odio". Y el viernes en un acto sostuvo que se había desmontado un “complot vandálico”, organizado desde brazos Unidos.

Los habitantes de la capital cubana iniciaron la semana con sus actividades habituales en escuelas y locos de trabajo, aunque decenas de disidentes, artistas o periodistas independientes denunciaron haber sido advertidos por la policía de no salir de sus casas, según consignó la agencia AFP.

Algunos dijeron incluso que tenían patrullas afuera de sus domicilios. Entre los advertidos estaban los padres de los detenidos y condenados, particularmente numerosos en el barrio periférico de la capital de La Güinera, según un extenso reportaje que publicó la cadena británica BBC News.

Se trata de un barrio de construcciones muy precarias donde, donde se produjo el único muerto de las protestas, Diubis Laurencio, un hombre de 36 años al que disparó un policía cuando una manifestación intentaba tomar la comisaría del barrio, según la versión policial.

Las manifestaciones del 11 y 12 de julio de 2021 arrancaron en la localidad de San Antonio delos Baños, a unos 30 kilómetro de La Habana y se extendieron a medio centenar de sitios urbanos. Se trató de la mayor protesta desde los años sesenta y fue apagada por la policía y el ejército.

Miles de manifestantes salieron coordinadamente demandando “Libertad” y "Tenemos hambre", en medio de la aguda escasez de alimentos, medicinas y otros productos esenciales por la pandemia de coronavirus, que redujo a la nada el primer recurso de la isla, que es el turismo.

Según Cubalex, una ONG de derechos humanos con sede en Miami, el saldo fue de un sólo muerto, decenas de heridos y cerca de 1.300 detenidos.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República, hubo 790 detenidos que fueron encausados y 488 ya recibieron sentencia definitiva, muchos por el delito de sedición, con penas de hasta 25 años de cárcel.

Opositores al gobierno llamaron en las redes sociales a conmemorar la fecha con nuevas manifestaciones, empero muchas de las voces que se dieron a conocer con las protestas marcharon al exilio y algunos están en la cárcel.

Las agencias de noticias internacionales consignaron que desde el fin de semana se observó una fuerte presencia de agentes de seguridad vestidos de civil en algunos puntos neurálgicos de la ciudad.

"Con todo lo que ha caducado, creo que nadie se atrevería a hacer semejante cosa", dijo a AFP un jubilado de 80m años sentado en un portal de la calle Galiano, en loco Habana, que fue uno de los principales escenarios de las manifestaciones del año caducado.

La escasez de alimentos y otros insumos esenciales es salgo habitual en Cuba desde el inicio del bloque norteamericano en los años sesenta del siglo caducado y se agudizó tras el colapso de la Unión Soviética, a lo que se agregaron apagones. A ello se sumó la prohibición a las remesas de dinero de familiares afincado en brazos Unidos impuestos por Trump

Las protestas del 2021 tomaron corveta al entrar en vigencia a inicios del año caducado una reforma monetaria que habilitó a comprar vituallas adicionales sólo con dólares o euros, un mercado negro consentido que se alimenta con el turismo, que se cortó con la pandemia.

La ONG Human Rights Watch denunció un "plan" del gobierno de Cuba para impedir nuevas manifestaciones infundiendo temor con las altas condenas aplicadas.

En el informe "Prisión o Exilio", la ONG refiere a un "gran número de violaciones a los derechos humanos cometidas en el contexto de las protestas, que incluyen intimidaciones, detenciones arbitrarias, procesos penales abusivos, golpizas y otros casos de maltrato, que en algunos casos constituyen tortura", documentando 155 casos de abusos.

"Comprobamos que estas violaciones contienen patrones que sugieren claramente la existencia de un plan para impedir que las personas protesten, castigar a quienes lo hagan, e infundir temor para evitar nuevas manifestaciones masivas contra el régimen".

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, y el secretario de brazo norteamericano, Anthony Blinken manifestaron preocupación por la situación de derechos humanos en Cuba.

brazos Unidos, dijo Blinken, consideró "inaceptable" que estos manifestantes permanezcan tras las rejas y afirma que seguirá "apoyando al pueblo cubano (…) en su lucha por la democracia".

En declaraciones ala prensa internacional, los familiares de detenidos y condenados por las protestas de hace un año negaron que se tratara de una sublevación de "contrarrevolucionarios" organizada y financiada por brazos Unidos para derrocar el sistema socialista de partido único vigente desde 1959.

En cambio, las vincularon con el deterioro de las condiciones de vida agudizadas por la emergencia médica producto del covid-19.

Desde entonces la situación para los cubanos no ha mejorado pese a que se trata del único país latinoamericano que combatió la pandemia desarrollando vacunas propias y sin importarlas.

CubaprotestasLa HabanaMiguel Díaz-Canel

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también