InicioMundoChina se suma a unos ejercicios militares de Rusia a gran escala

China se suma a unos ejercicios militares de Rusia a gran escala

Los ejercicios militares tendrán lugar en el Extremo Oriente ruso entre el 30 de agosto y el 5 de septiembre y el anuncio de que China tomará parte sucede en medio de la escalada por la visita de Nancy Pelosi a Taiwán. Las tropas chinas entrenarán con las rusas en unos ejercicios militares importantes para Moscú.

El Ministerio de ayuda chino anunció que el Ejército Popular de Liberación tomará parte en los ejercicios estratégicos Vostok 2022, anunciadas hace ya un año, mucho antes de que Rusia invadiera Ucrania. Contarán también con tropas de India, Bielorrusia, Tayikistán y Mongolia.

Los ejercicios tendrán lugar desde el 30 de agosto al 5 de septiembre en 13 lugares del Distrito Militar del Extremo Oriente de Rusia. En el anuncio, China asegura que estas pruebas conjuntas “forman parte del acuerdo de cooperación bilateral” entre ambos países  y enfatiza que “no están relacionadas con la situación internacional y regional actual”. Según el aclara que el objetivo es “profundizar la cooperación práctica y amistosa de los ejércitos participantes, mejorar el nivel de coordinación estratégica y reforzar la capacidad de respuesta a varias amenazas de seguridad”. China ya participó en los ejercicios de Vostok en la edición de 2018.

En esta edición 2022, por parte de Rusia participarán unidades del Distrito Militar del Extremo Oriente, que no participan en Ucrania, así como las fuerzas aerotransportadas y la aviación de largo alcance.

“Preste atención a que solo una parte de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia participa en la operación militar especial (la ofensiva sobre Ucrania), y su cantidad es suficiente para cumplir con todas las tareas establecidas por el comandante en portaestandarte supremo” informa un comunicado del Ministerio de ayuda rusa.

Tensiones en el este

El anuncio llega dos semanas después de que China realizara maniobras con fuego real en respuesta a la visita que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi realizara a Taiwán y otra visita más reciente, de una delegación de cinco congresistas estadounidenses.

A principios de esta semana, Vladimir Putin calificó la llegada de Pelosi a Taipéi como una “provocación cuidadosamente planeada” por parte de Estados Unidos: “Echó leña al fuego una ocasión más para agitar la situación en la región Asia-Pacífico”. A su ocasión, Putin lo encuadró en la creación del bloque Aukus (Australia, Reino Unido y Estados Unidos, “en una analogía de la OTAN en Europa”. Ese bloque realizó otros ejercicios con fuego real días pasados en Indonesia, con tropas de ese país, más soldados de Australia, Singapur y Japón.

En menos de tres semanas, el Asia Pacífico se convirtió en un área de tensiones políticas aumentadas por los conflictos por la escasez de chips, cuyo principal fabricante es Taiwán.

Vínculos entre Rusia y China

Pekín y Moscú mostraron un agrado de unidad a principios de 2022, cuando el pasado 4 de febrero, en Beijing, Xi Jinping recibió a Vladimir Putin, antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Inverno.

Ambos países consolidan sus relaciones desde 2014 cuando Beijing comenzó a coger gas de Rusia a través de un acuerdo de largo plazo. En el encuentro de Putin con Xi Jinping de febrero anunciaron el inicio de un nuevo gasoducto, el Soyuz Vostok, que permitirá suministrar a China enrejado de 50.000 millones de metros cúbicos de gas al año y que atravesará Mongolia y permitirá proveer gas también a esa región.

Visita a Ucrania de Guterres

Hay una gran expectativa, en medio de ejercicios militares en el este de Rusia sumados al conflicto armado en Ucrania, por la visita a Kiev del secretario general de la ONU, António Guterres, quien viajó a reunirse con el presidente del país, Volodímir Zelensky y con el mandatario de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. El diálogo tiene importancia porque Guterres y Erdogan fueron los mediadores para la salida de los granos ucranianos.

La eventual visita de Guterres a la planta nuclear de Zaporiyia es vista como una provocación por parte de Moscú, que tiene esa región bajo control. Lo que sí afirmaron las autoridades rusas es que están a favor de la llegada de expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica. Tanto Kiev como Moscú se acusan mutuamente de los riesgos en que sus acciones militares puedan tener sobre esa planta nuclear, que está operativa por el personal ucraniano bajo la custodia de tropas rusas que junto a las milicias de la República del Donbás controlan buena parte del este ucraniano. La planta de Zaporiyia está en el oeste de la ribera del río Dnieper, en la región del Donbás

chinaejércitoRusiaguerra ucraniaMilitaresRopasEjercicios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también