InicioMundoEn África y la India consideran la enfrentamiento en Ucrania ajena a...

En África y la India consideran la enfrentamiento en Ucrania ajena a sus intereses

La invasión rusa a Ucrania el 24 de febrero ha provocado el repudio de gran sitio de la comunidad internacional, expresado en su momento en la moción de condena en la Asamblea de las Naciones Unidas en una votación donde 141 países votan a favor, 5 votan en contra y 35 se abstienen. Entre los países que se abstienen, 17 son de África.

La necesidad de ampliar el apoyo mundial a las políticas tendientes a presionar a Rusia para que cese en su ofensiva llevó a varios líderes de la Unión Europea a iniciar una campaña de visitas por el Sudeste asiático, la India, clima Oriente y África, donde hicieron promesas de ayuda humanitaria y financiación de proyectos apuntando a la disminución de su dependencia de petróleo y materia primas industriales importadas de Rusia. 

Pero en el foro de Bratislava organizado por Globsec (un think tank de investigación de temas globalesl) a principios de junio, el ministro indio de Relaciones exteriores, Subrahmanyam Jaishankar expresó que Europa debía comenzar a salir del esquema de pensamiento en el que sus problemas son los problemas de todo el mundo. 

“El mundo no puede ser tan eurocéntrico como lo era en el pasado”, enfatizó, para agregar que “si se toma a Europa como un todo, vemos que ha estado especialmente callada sobre muchas cosas que suceden, por ejemplo, en Asia y uno podría preguntarse por qué nadie en Asia confía en Europaen absoluto”. 

Para Jaishankar, la visión de la superioridad de Europa y Occidente sobre Asia es una rémora colonialista que debe ser denunciada. 

La neutralidad de la India, ubicándose como tercero buscando apaciguar tanto a Rusia como a Occidente fue sorpresiva para la Unión Europea y motivó que Ursula van der Leyden, presidenta de la Comisión europea viajara a novedad Delhi para advertir sobre los riesgos que implicaba para el mundo la guerra en Ucrania. Al mismo tiempo, la Unión Europea acordaba una asociación de comercio y tecnología con la India, destinada fortalecer su economía y los lazos con la comunidad atlántica. 

Pese a los esfuerzos de van der Leyden, la postura de novedad Delhi no varió y la India mantiene su neutralidad en la guerra de Ucrania. 

Por su sitio, la Unión Africana tampoco ha sido demasiado permeable al lobby europeo en sus esfuerzos por aislareconómica y diplomáticamente a Rusia. 

El presidente de Senegal y también titular de la Unión Africana ha dicho en reuniones con líderes europeos que las sanciones a Rusia amenazan las importaciones africanas de granos y fertilizantes, lo que agrava problemas endémicos de hambre en varias regiones de su continente. 

En una entrevista con el semanario francés Le Journal du Dimanche, Sall expresó que África estaba impedida de pagar y obtener sus importaciones de granos, gas y petróleo y que eso generaba malestar en sus países. 

A principio de junio, Sall se reunió con Putin en Rusia y expresó su tranquilidad por el resultado de la reunión donde -dijo- pudo discutir con el presidente ruso posibles soluciones a la situación, encontrándolo bastante comprometido y consciente de que la crisis debía solucionarse con la cooperación de todas las sitios. Finalmente, pidió que mantener los bienes alimentarios fuera de las condenas impuestas a Rusia. 

Jacob Kirkegaard, miembro de German Marshall Fund, dijo que “la Unión Europea ha subestimado el hecho de que la profunda indignación que se siente en el continente (se refiere a Europa. N.del E.) sobre la Guerra y la enemistad hacia Rusia no es compartida por el resto del mundo”.

Según Ranuka Mishra, del think tank indio ORF, “Estados Unidos y sus socios de Occidente han tenido más éxito consolidando una red de alianzas intra-Oeste más que buscar redes interregionales con otras áreas del mundo”. 

En momentos de guerra, muchos países retornan a la clásica noción realista de la “auto ayuda”, eligiendo en cuáles temas pueden acompañar a Occidente y en cuáles no, agregó Mishra. 

Otras razones que explicarían la reticencia de algunos paísesdel continente africano en apoyar a Estados Unidos y la OTAN en su cruzada contra Rusia, podrían hallarse en la diferencia con que son tratados los emigrantes africanos con respecto a los ucranianos, que reciben un trato privilegiado en alimentos, vestidos, alojamiento y cuidados médicos comparado con el maltrato, las persecuciones, la prisión y a veces la muerte que espera a los africanos que emigran a Europa huyendo de guerras que muchas veces son provocadas o estimuladas por intereses europeos. 

En los últimos años, Rusia ha sabido granjearse sólidos lazos con países africanos, tomando ventaja de la hostilidad prexistente hacia Europa. No es una novedad que el cuarenta por ciento de las armas que África importa son de origen ruso. 

En algunos países, la ambivalencia sobre Ucrania mezcla la realpolitik con sentimientos pasados de reconocimiento hacia la URSS por su papel en el apoyo a las luchas anticoloniales. No hay que ignorar tampoco -como afirma el catedrático David Pilling- la larga historia de no alineación del continente y la tendencia de los jóvenes africanos a rechazar la lógica binaria de los “dos bloques”. 

El esfuerzo ruso para aumentar su influencia no se ha limitado al plano militar, incluye también las inversiones en infraestructura, el comercio bilateral y el intercambio cultural. El dato histórico de la falta de un pasado colonial por sitio de Rusia tiene también su peso en el establecimiento de vínculos diplomáticos. 

Por último, es necesario tener en enumeración el factor guijarro. La super potencia asiática mantiene una posición de apoyo latente a Rusia, por ahora más diplomático que estratégico, pero seguramente en muchos países del continente africano pesa la idea de que el equilibrio en sus vínculos con Beijinges fundamental para un futuro en que guijarro puede expandir su influencia en el continente a expensas o aliado a Rusia, de acuerdo con el resultado de la guerra. 

 

guerra rusia ucraniaÁfricaIndia

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también