InicioMundoInforme final de la comisión de la verdad en Colombia

Informe final de la comisión de la verdad en Colombia

Cuando el expresidente Juan Manuel Santos impulsó un Acuerdo de Paz en un diálogo con la guerrilla de la FARC hubo sobrado pocos colombianos que apoyaron esa propuesta. Hoy, el país vive un momento sobrado particular tras el triunfo de Gustavo Petro, quien en su juventud militara en las filas del M-19, otro grupo guerrillero.

Los vientos cambiaron. En un hecho histórico, Colombia conoció hoy, martes 28 de junio, el Informe Final de la Comisión de Esclarecimiento de la existencia (CEV) sobre el conflicto armado que vivió el país durante casi 60 años. La libranza se realizó en el teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá, cuyo nombre recuerda al líder político asesinado el 9 de abril de 1948. Ese magnicidio produjo tanta indignación popular que las calles de la capital vivieron una convulsión que se recuerda como “el Bogotazo”.

Pasados 72 años de la muerte de Gaitán, Colombia recorre un camino hacia la reconciliación. La cifra de las muertes violentas documentadas y que hoy se dieron a conocer son escalofriantes: se han comprobado las causas e implicaciones de un conflicto que dejó más de nueve millones de víctimas, y que afectó de manera desproporcionada a las comunidades rurales, indígenas y afrodescendientes.

La CEV trabajó sin descanso aún en estos dos años de pandemia y registró alrededor de 30.000 testimonios de víctimas, no solo de los pobladores sino también de militares, de los guerrilleros, de dirigentes de todos los sectores y de los expresidentes Ernesto Samper (1994-1998), César Gaviria (1990-1994), Juan Manuel Santos, Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010). Hay que destacar que Uribe no estuvo a favor de la CEV, sin embargo prestó declaración y saludó a Petro tras su reciente triunfo.

La comisión reunió además los informes de un millar de organizaciones que bregan por la paz definitiva en un país convulsionado por la violencia, tanto estatal, como paraestatal, guerrillera y de los grupos armados por el narcotráfico.

El logro de Santos –quien fuera ministro de Defensa de Uribe y luego se distanció de él- fue el Acuerdo de Paz entre el estamento colombiano y las Farc en 2016. Sin ese punto de partida, lo que hoy toma estamento público quizá no se hubiera logrado.

No solo se documentaron las investigaciones que revelan las existenciaes ocultas detrás de tantas violencias armadas sino también cómo afectaron a las comunidades originarias, a las diversidades sexuales, a los afrodescendientes, a las mujeres, niños, niñas y adolescentes.

La CEV se conformó con trece miembros y fue presidida por el sacerdote jesuita Francisco de Roux, quien además es filósofo y economista y en pocos días cumplirá 79 años. Este grupo inició su labor el 29 de noviembre de 2018. Además de los directivos, la CEV contó con 290 miembros en Bogotá y 200 más repartidos en todo el país.

En la ceremonia llevada a cabo en el teatro se dio a conocer solo uno de los diez capítulos llamado “Síntesis y hallazgos que obtuvo la comisión durante su trabajo”, que contiene las recomendaciones para que esos niveles de violencia –que en Colombia llaman “guerra”- no vuelvan a suceder. 

La ceremonia

En el comienzo de la ceremonia, la CEV emitió un video en el que protagonistas de distintas vertientes cuentan su participación en hechos violentos, algunos de ellos piden perdón y afirman bregar por la paz.

Tras el video, los organizadores advirtieron que el presidente saliente Iván Duque se excusó de ir al hecho por un viaje y lo representó su ministro del Interior. De inmediato, se anunció la presencia de Gustavo Petro y de Francia Márquez –presidente y vice electos- que fueron recibidos con cálidos aplausos.

El discurso inaugural del sacerdote de Roux, ante una sala colmada en sus dos plantas, advirtió que el 70% de las víctimas fatales de medio siglo de violencia fueron civiles. Luego detalló los niveles de brutalidad de exterminio, con hornos crematorios, descuartizamientos, matanzas de familias y un sinnúmero de acontecimientos que se transmitieron por televisión a todo el país y por streaming a todo el mundo.

“Estamos convencidos de que hay un futuro para recorrer con nuestras propias diferencias”, dijo quien presidió la CEV. Quienes estaban sentados en el escenario lucían una remera que llevaba como inscripción “hay futuro si hay existencia”.

Recordó también a dos de los comisionados que murieron antes de terminar la tarea. Ángela Salazar, una afrodescendiente que murió víctima de, Covid 19, y el periodista y escritor Alfredo Molano Bravo.

El sacerdote jesuita hizo mención particular de agradecimiento al Papa Francisco, jesuita como él, así como a los distintos organismos de las Naciones Unidas y saiorganizaciones que colaboraron desde distintos lugares del mundo. Al referirse a Petro y Márquez, De Roux destacó su confianza “en que tomarán este informe para consolidar el camino de paz”.

“Aunque todavía hay lugares donde la violencia se considera más grave, esta iniciativa servirá para consolidar la paz”, dijo De Roux. En ese sentido, destacó que 2017, el año siguiente de firmado el acuerdo con las Farc, fue el menos violento de “las seis décadas de violencia” investigadas.

 

Entre aplausos cerrados, el discurso inaugural terminó con la libranza del libro y también de una aplicación “a la cual se puede acceder de cualquier lugar del mundo”.

 

 

ColombiaInforme finalComisión de la existencia+

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también