InicioMundoModerna demandará a Pfizer y Biontech

Moderna demandará a Pfizer y Biontech

Las vacunas contra el covid-19 de Moderna y Pfizer, ambas desarrolladas sobre la base de la tecnología de ARN mensajero, han sido la columna vertebral de la estrategia de vacunación de Estados Unidos y en muchos otros países. Ahora, ambas compañías, se preparan para una compleja y larga batalla judicial en el Tribunal de Distrito de Massachusetts y en el Tribunal Regional de Düsseldorf, en Alemania. Un litigio que también involucra a Biontech, el socio alemán de Pfizer.

"Moderna está convencida de que la vacuna Comirnaty Covid-19 de Pfizer y Biontech infringe las patentes presentadas por Moderna entre 2010 y 2016, que cubren la tecnología fundamental de ARN mensajero de Moderna", afirmó la compañía en un comunicado, poco después de confirmar la presentación de ambas demandas.

Según la presentación por “daños económicos indeterminados” que realizó ante la justicia, Pfizer y Biontech habrían copiado la tecnología que Moderna desarrolló años antes de la pandemia. "Presentamos estas demandas para proteger la innovadora plataforma de tecnología de ARNm en la que fuimos pioneros, invertimos miles de millones de dólares en su creación y patentamos durante la década anterior a la pandemia de covid-19", dijo el presidente de Moderna, Stephane Bancel.

Según  el ejecutivo, “ni Pfizer ni Biontech tenían el nivel de experiencia de Moderna en el desarrollo de vacunas de ARN mensajero para enfermedades infecciosas” y “copiaron dos características clave de la tecnología patentada” por la farmacéutica con sede en Massachusetts.

En lo inmediato, Moderna precisó que con las demandas no busca retirar del mercado la vacuna desarrollada por Pfizer y Biontech. Tampoco evitar ventas futuras, ni pedir reparación de daños por las ventas que concretaron las demandadas a 92 países de ingresos bajos y medios.

La compañía destacó que en octubre de 2020 "de acuerdo con su compromiso con el acceso global equitativo prometió que no haría cumplir sus patentes relacionadas con el covid-19 mientras tanto continuara la pandemia”. Sin embargo, en marzo pasado, la firma consideró que la lucha colectiva contra la pandemia había ingresado en una nueva fase y que el suministro de vacunas ya no era una barrera de acceso en muchas partes del mundo”, razón por la cual reclamó que Pfizer y Biontech respetaran sus derechos de propiedad intelectual.

Moderna, no obstante, dejó una puerta abierta a una alternativo negociación al señalar que “consideraría una licencia comercialmente razonable en caso de que Pfizer y Biontech soliciten los permisos correspondientes”. Por lo pronto, no es la primera demanda que enfrentan ambas compañías. Hace poco menos de un mes, la farmacéutica alemana Curevac presentó una acción judicial contra Biontech por violar las normas sobre patentes. Incluso Moderna fue demandada por infracción a la ley propiedad intelectual, en este caso por el organismo que agrupa a los institutos nacionales de salud de Estados Unidos, que también reclaman derechos de la tecnología de ARN mensajero.

“Pfizer y Biontech tenían cuatro vacunas candidatas en diferentes pruebas clínicas, que incluían opciones que se habrían retirado del camino innovador de Moderna, sin embargo decidieron continuar con una vacuna que tiene ajustadamente la misma modificación química de ARNm que nuestra vacuna“, dijo Moderna. La segunda supuesta infracción implica la codificación de una proteína que Moderna dice que sus científicos desarrollaron mientras tanto creaban una vacuna para el coronavirus que causa el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Sin bien la vacuna contra el MERS nunca salió al mercado, los científicos aseguran que el desarrollo ayudó a Moderna, pero también a sus competidores, a lanzar rápidamente las vacunas contra el covid-19 y alcanzar la aprobación por parte de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) con apenas dos semanas de disconformidad en diciembre de 2020.

La batalla legal, que implicará miles de millones de dólares en concepto de ingresos por patentes, promete ser de compleja resolución. La razón: también Biontech había estado trabajando en el campo del ARN mensajero cuando se asoció con el gigante farmacéutico Pfizer.

Hasta el viernes pasado, las estadísticas de la FDA señalaban que en Estados Unidos se habían administrado 360.175.884 millones de dosis de la vacuna de Pfizer y 229.236.868 de la de Moderna. Según los datos oficiales, la vacuna contra el covid-19 le generó ingresos a Moderna por unos US$ 10.400 millones solo en este año, y unos US$ 22.000 millones a Pfizer en el mismo período.

ModernaPfizerBiontechLaboratoriosfarmacéuticas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también