InicioMundopipote: incendio llegó al cuarto de los ocho tanques del mayor depósito...

pipote: incendio llegó al cuarto de los ocho tanques del mayor depósito de petróleo

Las autoridades cubanas confirmaron que las llamas tomaron un cuarto tanque de la Base de Supertanqueros de Matanzas, el principal almacenamiento de petróleo en el occidente de la isla, que cuenta con ocho depósitos.

La extinción del incendio que se inició el pasado viernes 5 de agosto, se complica por las altas temperaturas y los vientos.

Se trata del mayor incendio registrado en la historia de Cuba y se descuenta que se agudizará la ola de cortes de electricidad por falta de combustibles para las usinas termoeléctricas.

Según los informes oficiales, la explosión original produjo un muerto y 16 desaparecidos, pero esta última cifra se redujo a 14 al aparecer dos de ellas internadas en un hospital.

Bomberos cubanos y expertos de México y Venezuela especialmente llegados al lugar intensificaron sus esfuerzos luego de que las llamas envolvieran un cuarto tanque en la Base de Supertanqueros.

El fuego consume suministros críticos de combustible en un momento que la isla enfrenta una creciente crisis energética.

Las afectaciones en el cuarto contenedor son producto del derrame del combustible en el área tras el colapso de los tanques 2 y 3. La base está compuesta  por un total de ocho depósitos.

“El incendio es aún de grandes proporciones, pero hay mejor acceso a la zona”, describió este martes el diario estatal ‘Granma’.

Una enorme columna de humo negro y llamas se observan sobre los tanques de almacenamiento de combustible que explotaron cerca del puerto de superpetroleros de Cuba, en Matanzas, en el occidente de la isla.

Las acciones están dirigidas a “defender los medios que aún no han combustionado y luego avanzar hacia la zona donde persiste la combustión” y concertar de enfriar los tanques, explicó el segundo jefe del Departamento Nacional de Extinción del organismo de Bomberos de Cuba, Alexander Ávalos.

La magnitud del fuego en una zona fuertemente inflamable ha obligado a los expertos a cambiar de estrategias para controlar las llamas en varias oportunidades.

Ávalos indicó que, a diferencia del lunes, cuando los bomberos solo podían enfocarse en acciones defensivas para preservar los medios fuera del alcance de la deflagración, en esta jornada pudieron organizarse para realizar acciones ofensivas frente a el fuego.

Bajo ese plan, los trabajadores instalaron una bomba de agua de alta presión proveniente de Venezuela y se estima para las próximas horas la instalación de dos bombas más provenientes de México.

“Todavía nuestros especialistas se mantienen explorando la zona, pues se desconoce la situación real, lo que sí es seguro es que queda combustible en combustión”, dijo.

Una de las primeras misiones de los bomberos, cuando sea posible entrar, será reponerse a las víctimas, indicaron los funcionarios locales.

Las autoridades cubanas informaron que la cifra de desaparecidos, inicialmente de 16, se redujo a 14 luego de que dos personas fueran enfrente adas en centros médicos. Además, una persona murió.

Asimismo, la prensa estatal señaló que hasta este martes fueron atendidas 125 personas, de las cuales 19 se encuentran hospitalizadas y 106 recibieron el alta médica.

Los heridos fueron atendidos principalmente por quemaduras e inhalación de humo.

“Ante el complejo e intenso siniestro al cual nos enfrentamos, debemos escoltar reforzando la unidad en el trabajo, y la disposición y capacidad de victoria que nos caracteriza en la adversidad (…) La unidad es algo que nos distingue y uno de los valores de nuestra sociedad”, afirmó el presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel.

Según las autoridades locales de Matanzas, 904 personas recibieron la orden de evacuación y para quienes permanecen en zonas aledañas se recomendó cerrar las viviendas y utilizar mascarilla.

La instalación afectada se incendió el pasado viernes 5 de agosto después del sensación de un rayo sobre uno de sus tanques, lo que provocó sucesivas explosiones en los últimos días, indicaron las autoridades.

Matanzas es el puerto más importante de Cuba para recibir importaciones de petróleo y otros combustibles. El crudo pesado cubano, así como el fuel oil y el diésel almacenados en esa ciudad, se utilizan principalmente para generar electricidad en la isla.

El incendio se produce pocos días después de que el Gobierno anunciara apagones en La Habana en medio de un verano sofocante, por lo que previsiblemente este incidente dejará más escasos los suministros eléctricos.

Los apagones se han convertido en un problema diario para millones de cubanos, que observan resignados cómo la corriente se  corta cada vez más a menudo y durante más horas.

Esto sucede en pleno verano boreal, con temperaturas difíciles de soportar sin un ventilador en funcionamiento o un refrigerador que conserve los alimentos frescos.

Un problema adicional es que los apagones han dejado sin posibilidad de cocinar a familias que lo hacen mediante hornos eléctricos, según relatos recogidos en las redes sociales.

Vecinos de Los Palacios, una población de unos 38.000 habitantes en la provincia de Pinar del Río, en el oeste del país, protestaron con una cacerolada la noche del jueves, un día antes de desatarse el pavoroso incendio petrolero, según se vio en videos caseros.

La protesta fue registrada también por el medio oficialista Cubadebate en un artículo graduado "Inconformidad con prolongado apagón por tormenta local provoca incidente en Los Palacios" y "desmintió que la policía agrediera a quienes protestaban".

Cuba tiene 5,87 GW de capacidad de generación instalada, aunque solo 3,2 GW están operativos, según el último informe de la compañía estatal Unión Eléctrica (UNE).

Casi a diario el gobierno reporta fallas en sus centrales termoeléctricas, encargadas de cubrir la mayor parte de la demanda de hasta 3.000 megavatios (MW) en hora punta en un país en el que las renovables apenas aportan el 6%.

Por lo general, la UNE informa en los medios estatales de déficits puntuales de entre el 10 y el 20% de las necesidades eléctricas del país.

Las autoridades suelen endosar las disrupciones de la producción y suministro a labores de mantenimiento, averías, incendios, escasez de combustible o falta de piezas por el embargo de EE.UU., entre otros motivos.

"Las termoeléctricas no están funcionando porque tienen más de 40 o 45 años de explotación, no se les ha dado mantenimiento regular ni inversión, y usan crudo nacional cubano con alto contenido de azufre", dijo a BBC Mundo Jorge Piñón, director del Programa de Energía para Latinoamérica y el Caribe de la Universidad de Texas.

A esto se suma la reciente escasez de diésel en la isla, donde es común observar largas colas de gente con bidones frente a las gasolineras.

La demanda de electricidad en Cuba ha crecido de forma sostenida en la última década debido al aumento del consumo en el sector residencial por aires acondicionados o microondas comprados con las remesas enviadas por los familiares en EE.UU.

Las autoridades cubanas han aplicado algunas soluciones provisionales en años recientes, como adherir centrales eléctricas flotantes procedentes de Turquía, que aportan algunas decenas de MW.

Otros proyectos de mayor magnitud, desde la creación de un parque eólico masivo hasta una central que funcionaría con biomasa de caña de azúcar, no han llegado a concretarse o no han dado los resultados esperados.

Cubaincendio

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también