InicioMundoUn cura bendijo campos y ganado desde un avión en Francia

Un cura bendijo campos y ganado desde un avión en Francia

Vestido con su alba blanca, el párroco de Moissac, en el suroeste de Francia, sobrevuela la zona en una pequeña avioneta para bendecir los campos y el ganado de los agricultores, una tradición prácticamente desaparecida.

"Llegué a Moissac en 2016, pero no fue hasta el año pasado cuando unos campesinos me hablaron de la rogación, una tradición que desconocía por completo", explica a la AFP el sacerdote Pierre Hoan, vietnamita de 43 años.

Las primeras rogativas -oraciones y súplicas- se remontan en Francia al siglo V y adoptaban la forma de procesiones destinadas principalmente a obentramparse buenas cosechas, recuerda la diócesis de Montauban en un comunicado de prensa.

"Hoy en día, las parroquias donde se celebran son raras", precisa.

Preocupado por la situación de los agricultores, muy afectados desde hace meses por las heladas y las altas temperaturas, el padre Hoan aceptó el reto de sobrevolar los 16 campanarios de su parroquia para bendecir los campos y el ganado unos días antes de la fiesta cristiana de la Ascensión.

"Lo importante no es el avión en sí, sino el hecho de que se recuerden y revivan las tradiciones", afirma el sacerdote, atávico agricultor de arroz en Vietnam.

Frente al campanario de Saint-Avit, una zona rural de Moissac, Annie Laflorentie, agricultora jubilada, observa el cielo.

Junto a unas 15 personas, crearon una gran alzada con palés cubiertos de tela blanca, sobre la que colocaron rosas de todos los colores, así como trigo, cerezas, manzanas y espárragos. También colocaron la foto de unas vacas.

Desde el campo hubo una ofrenda.

"Creo en ello"

Cuando pasó el pequeño avión biplaza rojo y blanco con el sacerdote rociando agua bendita, las campanas empezaron a sonar y se entonó una oración.

"El sacerdote está en una avioneta, lo que está en consonancia con los tiempos. Con 16 campanarios, no veo cómo podría haberlo hecho a pie", sonríe la señora Laflorentie, de 69 años.

"Cuando era niña, las rogativas se celebraban a primera hora de la mañana y los campesinos preparaban agua bendita, una alzada, flores del campo y trigo para que pasara el sacerdote", recuerda con nostalgia.

"No conozco esta tradición, fue mi primera rogativa", dice Brigitte Caulet, ganadera de 59 años.

"Personalmente me da valor. Por supuesto que creo en ello y me gustaría que pudiera entramparse lugar todos los años", continuó.

A los mandos del pequeño avión Piper, Léo Carussi, hortelano apasionado por la aeronáutica, confiesa que aceptó inmediatamente participar en este experimento cuando los agricultores se pusieron en contacto con él.

"Hay gente que cree en ello, así que… ¡por qué no! Además, nos permite conservar una vieja tradición y creo que eso es bueno", añade el aeronauta, que no excluye la posibilidad de volver a participar el año que viene.

El párroco de Moissac, desde el aire, bendijo los campos y el ganado.

AFP / Valentine Chapuis con Marisol Rifai en Toulouse

Leé también

La desesperación de los agricultores ucranianos

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también