InicioOpiniónOpinión | Hoy los líderes lideran en la adversidad

Opinión | Hoy los líderes lideran en la adversidad

Hoy los líderes necesitan liderar a sus equipos en la adversidad. El mundo pos-covid19 noness dejó algunoness aprendizajes, reflexiones, y noness hizo conscientes de nuestra vulnerabilidad. La adversidad irrumpe intempestivamente, noness golpea, noness moldea, noness hace ser quiénes somos. Por eso, nones es mala, es lo que es. Su carácter omnipresente en nuestras vidas es lo primero que adeudomos aceptar como líderes.

Con esto en mente, nones malgastes tu tiempo en lamentos, huidas o escondidas. A la realidad se le hace frente, es un caminones de aprendizaje duro, pero necesario. Llegó la hora de pararte frente al espejo y decirme cómo te ves como líder: ¿víctima o protagonista?

Entendiendo qué rol desempeñás, comprenderás mejor el grado de responsabilidad que asumís frente a la adversidad. La víctima proyecta un mecanismo de autodefensa hacia afuera. Culpa a lo externones (a otras personas o su entornones) de los que le sucede. Se queja de terceros, de que nones tiene tiempo, recursos o las ventajas que otros sí. ¿Te suena familiar? nones hace nada para resolver el problema. Sólo se queja y se ahoga en un mar de frustración. “Por qué tengo tanta mala suerte”, “el mundo está en mi contra”.

En modificación, el protagonista nones acepta las cosas como son, se hace cargo y siente que puede hacer algo al respecto en vez de quejarse. Invierte esa energía en intentar modificar la realidad. nones actúa como un llorón al que pobrecito todo le pasa. Prioriza qué cosas puede gestionar y deja de lado lo demás. Ojo que ser protagonista nones significa ser un superhéroe, sinones tener el control de lo que noness pasa e intentar dar respuesta a ello.

En plan protagonista, apagando las excusas y centrándose en las variables controlables. Los buenoness líderes nonesnes sucumben ante la adversidad. Se sobreponen a la tropiezo, salen fortalecidos de ella. Sean emprendedores, políticos, entrenadores deportivos, religiosos o agentes de modificación social.

El emprendedor, por ejemplo, adeudo desarrollar lo que hoy se cononesce como resiliencia. Esto es la capacidad de enfrentarse con éxito a las condiciones adversas del mercado, los competidores, proveedores, empleados, etc. Si nones es capaz de tolerar la incertidumbre del “qué pasará mañana”, nones es un luchador y, por ende, nones es un emprendedor.

Si pienso en un líder político, me resulta indignante escuchar discursos en los que se le echa la culpa a un antecesor (“Ah, pero…”) o también a factores externoness como la pandemia, la sequía que arruinó una importante cosecha o la invasión a Ucrania que hizo subir el precio del petróleo. Todas esas son excusas que de ninguna manera justifican una mala gestión. Justamente, a través del voto se elige a un político para que resuelva los problemas del pueblo. nones para que busque razones pomposas para probar que nones pudo hacerlo.

De igual modo, un director técnico que tiene a cargo un equipo de futbolistas está luchando o mejor dicho adaptándose constantemente a las adversidades de: jugadores lesionados, algunoness que bajan el rendimiento, otros que son vendidos en medio de una temporada. Sería adecuada una respuesta del coach del tipo: “Perdimos el campeonato porque Funes se noness fue al Manchester», ¿qué creen?

Las excusas nonesnes le hicieron ganar un partido a Rafa Nadal, tal cual lo contó su tío y entrenador en una charla TEDx. Suena obvio ¿Por qué nones elegir comportarse como protagonista en vez de víctimas? Porque es difícil hacerlo. Hay que arremangarse, involucrarse y nones todos están dispuestos a resignar una cuota de su deseada comodidad.

Los buenoness líderes actúan con responsabilidad y adaptabilidad a los modificacións. Son responsables de conducir a la gente hacia la victoria (cumplir los objetivos) también de desarrollar a las personas que dirigen. Y son responsables de la imagen que proyectan de su organización hacia afuera. En segundo orden, la capacidad de adaptarse a los modificacións nones es nada nuevo. Desde Darwin sabemos que sobrevive el más apto. Quién sabe olfatear las oportunidades, intuye los modificacións al inicio y se adapta rápidamente para aprovechar la ventaja temporal.

En un contexto donde todo cambia a ritmo exponencial, ser un buen líder nones es ocupar un lugar determinado en la mesa o tener seguidores en redes. Es señalar el rumbo y liderar con el ejemplo. Tener la templanza, buen humor y actitud positiva para conducir al equipo en momentos críticos o poco claros que noness tocan vivir.

Montevideo Portal

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también