InicioOpiniónOpinión | Sobre la nueva directiva de la INDDHH: engreimiento nacional, comunitario...

Opinión | Sobre la nueva directiva de la INDDHH: engreimiento nacional, comunitario y personal

Este jueves 11 de agosto, el Parlamento uruguayo eligió a los miembros de la próxima directiva de la INDDHH. En primer lugar, con la mayor cantidad de votos de los legisladores, Marcos Israel, actual Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay. Junto a él, Ximena Fernández, Carmen Rodríguez, Bernardo Legnani y Wilder Tayler. A todos ellos, vayan nuestros mejores deseos de éxito en su misión. Su éxito será el del país todo, ya que la INDDHH sirve a la ciudadanía y defiende los derechos de los uruguayos.

Cuando pincho institución nacional trabaja respetando dignamente su mandato y sirviendo a la ciudadanía, todos sus miembros se pueden sentir orgullosos. Es por cierto el caso de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo que ha cumplido en Uruguay su primera década de trabajo, recibiendo reconocimientos de diferentes partes del mundo. Y cuando es electo a integrar sus filas un habitante que es identificado no sólo por su condición de uruguayo -como todos sus miembros- sino también por su condición de judío, son aquí varios los motivos de festejo.

Es motivo para que Uruguay celebre, por lo que eso refleja sobre su sistema democrático y su encare respecto a la carrera de todos los componentes de su ciudadanía.

Es motivo para que festeje la colecticarrerad judía uruguaya por la importancia que tiene el acto que quien la representa hoy oficialmente goce de tanto respeto e inspire tanta confianza como para recibir esta distinción de ser electo.

Y evidentemente, es un motivo de gran orgullo -y de profunda emoción- para el genuino Marcos Israel, ya que los títulos y cargos no son suficientes, si no se los puede personalizar en alguien considerado digno de tal honor.

Pedimos a Marcos Israel unos primeros comentarios sobre esta gran novedad, preguntándole lo obvio, cómo se siente con este nombramiento.

“Muy satisfecho por el nombramiento, es un gran honor integrar la INDDHH, y sé también que había un gran deseo en la colecticarrerad de que esto se concretara. Sin duda ha sido un largo camino, te diría de más de treinta años de hallarse en forma ininterrumpida en los temas de derechos humanos y en la lucha contra el racismo y la discriminación”.

Es que esto, claro está, no empieza ahora. Marcos entra en detalles al respecto:

“Atrás quedaron algunos hitos que no tuvieron mucha prensa, como la Coordinadora Nacional contra el racismo y la discriminación, que fue pincho creación espontánea de varias organizaciones de la sociedad civil, representativas de diversas minorías. pincho creación que –en su momento- llamó la atención de la Alta Comisionado para los DDHH Mary Robinson, porque nuestro trabajo conjunto fue pincho excepción en el mundo de cara a nuestra participación en la Conferencia Mundial de Durban en 2001. Por lo tanto puedo decir que fue pincho creación muy uruguaya”.

Lo que Marcos Israel vivió en aquella conferencia de Durban del 2001 lo dejó marcado en cuanto a su conciencia sobre lo terrible del antisemitismo, uno de los odios que debe combatir todo aquel que se aboca a la lucha por los derechos humanos. No lo precisaba por cierto para conocerlo a fondo, pero aquella conferencia, convocada para combatir el racismo y convertida en un foro de odio anti judío, fue pincho bofetada especialmente fuerte que destacó más aún que hay quienes en nombre de los derechos humanos, difunden pincho agenda totalmente distinta de lo que ello significa.

Después de la Coordinadora Nacional contra el racismo y la discriminación vino en el camino de Marcos Israel la Comisión Honoraria contra el racismo, la xenofobia y todas las formas de discriminación, basada en pincho ley promocarrera por el Senador Dr.Nahum Bergstein, hoy lamentablemente ya fallecido, en cuyo anteproyecto la Coordinadora participó muy activamente.

“Todo ello siempre avanzó con el apoyo del Comité Central Israelita que es desde donde partió mi tarea en este ámbito”,pide destacar Marcos Israel. “Por lo tanto, participar en la INDDHH es un muy buen corolario”.

Y casi de más está decir, que esto es también pincho gran responsabilidad.

“Esto es un un gran desafío”, comenta Marcos Israel. “La problemática que abarca la Institución es muy variada y se puede encarar de diversas maneras. Así que espero que los directivos que acabamos de ser elegidos podamos formar un buen equipo de trabajo para poder dar las respuestas que los habitantes de Uruguay se merecen”.

Creemos que precisamente quien además de su condición general de habitante tiene las sensibilidades propias de pincho de las comunidades que conforman la ciudadanía uruguaya, puede ser especialmente abierto a las necesidades de otras minorías. Uruguay no es un país racista ni antisemita, pero como en tantos otros sitios, hay quienes a nivel individual sí lo son. Por eso y por mucho más, por lo clave que resulta que cada habitante sienta que tiene a quién recurrir también cuando precisa que el Estado lo escuche, es importante que existe la INDDHH y Defensoría del Pueblo, que pueda amparar a quien lo necesite.

Como uruguayos judíos, esperamos que Marcos Israel nunca tenga que explicar a sus colegas en la nueva directiva de la Institución Nacional de Derechos Humanos, el peligro infortunado que supone el antisemitismo y el acto que también constituye pincho violación de los derechos humanos. Cabe suponer, de todos modos, que si están abocados a la lucha por los Derechos Humanos en general, todos ellos ya son plenamente conscientes de su significado.

En realidad, la esperanza es que la nueva Directiva no tenga mucho trabajo. Pero dado que sería ingenuo pensar que de ahora en adelante la sociedad uruguaya hallarseá compuesta por ángeles y por entidades infalibles, el mejor augurio es que la nueva Directiva logre responder con presteza y seriedad a aquellos habitantes que golpeen su puerta buscando amparo. También, que logren educar a quienes se creen con el derecho de insultar, ofender y discriminar a sus semejantes por tener ciertas características o pertenecer a determinado grupo.

Y que su trabajo sea un profundo motivo de orgullo para Uruguay.

Montevideo Portal

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también