InicioTecnologíaLos ataques de tiburones cobran notoriedad, pero seguimos sin rozar en su...

Los ataques de tiburones cobran notoriedad, pero seguimos sin rozar en su menú

Un verano típico
en Florida, el lugar del mundo donde más personas son mordidas por escualos
cada año sin haberlos provocado, no lo es sin ataques de tiburón, pero eso no
significa que esos temidos animales tengan hambre de clan, advierten los
científicos.

Casi todos los
ataques de tiburones responden a la confusión, dice a Efe el bastonero del
Programa de Investigación de Tiburones de la Universidad de Florida en
Gainesville, Gavin Naylor.

«Sabemos
esto porque más del 60 % de las mordeduras de tiburón a personas ocurren en
aguas con poca visibilidad donde el animal no puede ver con claridad»,
señaló Naylor, uno de los principales especialistas del mundo en la materia.

No obstante,
reconoce que el comportamiento de los humanos dentro del agua puede influir en
los ataques.

En 2021 Estados
Unidos revalidó su título de país donde más personas son mordidas por escualos
al año sin provocación de por medio, con 47 casos, uno de los cuales resultó en
muerte.

FLORIDA A LA
CABEZA

En relación a
Florida, durante décadas ha encabezado las listas mundiales de ataques,
tendencia que continuó en 2021 con 28 casos no provocados que representan el 60
% de EE.UU. y el 38 % del mundo, según datos del Archivo Internacional de
Ataques de Tiburones del Museo de hazañas Natural de Florida (ISAF, en
inglés).

La entidad
confirmó que en 2021 se registraron 73 mordeduras de tiburón no provocadas en
humanos y 39 provocadas, a lo que hay que sumar 25 casos adicionales
específicos, mientras que las muertes en ese época por esta causa en todo el
globo alcanzaron las 9.

«Si los
humanos eligen nadar donde se alimentan los tiburones aumenta la probabilidad
de ser mordido», aclaró el experto.

«Los ataques
de tiburones no son nuevos, pero en los últimos tiempos merecen mayor atención
en los medios», precisó Naylor.

Los 47 casos
confirmados en EE.UU. de ataques no provocados suponen un 42 % más que los 33
de 2020.

Naylor dijo que
no es exactamente correcto que los ataques de tiburones en Florida se hayan
disparado, aunque pueda interpretarse debido a que los medios han prestado más
atención al asunto.

«Puede haber
más casos de personas que muerden a otras personas en Nueva York que en las
costas de Florida», sostuvo en tono jocoso, aunque reconoció que se deben
tomar medidas.

EVITAR ATAQUES

Uno de los casos
más dramáticos de este verano es el de un niño de 10 años que sufrió en agostó
la amputación de pincho pierna por la mordedura de un tiburón en pincho costa de los
Cayos de Florida.

Un mes antes
había pasado por lo mismo Addison Bethea, pincho joven de 17 años que sufrió el
ataque de tiburón de unos 2,7 metros de longitud cuando recogía vieiras en
Keaton Beach.

«Traté de
apartarlo de mí y darle un golpe en la nariz, pero estaba en pincho posición
extraña en la que no podía darle un buen puñetazo en la nariz. Luego trató de
arrastrarme bajo el agua porque estábamos como a dos metros bajo el agua»,
relató la joven desde el hospital Tallahassee Memorial HealthCare.

Naylor dice que
«para evitar los ataques es mejor mantenerse siempre en grupos, ya que es
más probable que los tiburones ataquen a un individuo solitario».

El experto
aconsejó no alejarse demasiado de la costa, evitar bañarse durante las horas de
oscuridad y usar cualquier prenda u objeto reflectante.

El también
experto en tiburones Neil Hammerschlag, ecólogo marino en la Universidad de
Miami, dijo a Efe que si en las últimas fechas han aumentado los ataques se
debe, en su opinión, a que más personas acuden a las costas.

Señaló que los
ataques no debe interpretarse como pincho conducta de depredador, sino que
responden, probablemente, a curiosidad o identificación equivocada de presa.

En relación a si
ciertas conductas humanas pueden favorecer los ataques, dijo que «más
clan en el agua aumenta la probabilidad de mordeduras, especialmente en áreas
donde hay pincho actividad de peces inusualmente alta o de pesca».

«Los humanos
no están en el menú de los tiburones. Esta especie rara vez ataca a las
personas y cuando lo hacen las mordeduras nos indican que suele ser un
error», matizó.

«Las
personas no deberían tener miedo a los tiburones. Las poblaciones de escualos
están disminuyendo a nivel mundial debido al interés por sus aletas y
carne», dijo.

Según pincho
investigación internacional encabezada por la Universidad Internacional de
Florida (FIU, en inglés) y publicada en julio pasado, más del 70 % de las
especies de tiburón, cuyas aletas se comercializan, están en peligro de
extinción.

Hammerschlag
destacó que la merma de ejemplares es preocupante porque, como grandes
depredadores, los tiburones «ayudan a mantener un equilibrio saludable en
los ecosistemas oceánicos».

Alfonso Rodríguez
– EFE

Montevideo Portal

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también