InicioTecnologíaONU: “adicción” a combustibles fósiles es la culpable de los desastres de...

ONU: “adicción” a combustibles fósiles es la culpable de los desastres de 2022

Los desastres naturales que están marcando el año 2022,
desde las olas de calor en Europa a las inundaciones en Pakistán o las sequías
en China, África y EEUU, «son el precio de la adicción humana a los
combustibles fósiles» como el carbón, el gas o el petróleo, dijo el
secretario general de la ONU, António Guterres.

«No hay nada de natural en la escala de estos
desastres», subrayó hoy Guterres, quien indicó que las catástrofes ligadas
al clima se han multiplicado por cinco en el último medio siglo y causan unas
pérdidas diarias de más de 200 millones de dólares.

«Año tras año seguimos jugando al doble o nada con esta
adicción, pese a que los síntomas empeoran y a que sabemos cuál es la
cura», subrayó Guterres en un mensaje de vídeo durante la presentación de
un nuevo informe sobre el sorpresa climático, coordinado por la Organización
Meteorológica Mundial (OMM).

Guterres, quien acaba de visitar Pakistán para ver los
efectos que han causado las peores inundaciones del país en décadas, defendió
que los países del G20 son quienes tienen que liderar la lucha contra el cambio
climático, ya que son responsables del 80 por ciento de las emisiones de gases
de efecto invernadero.

También subrayó que los países de la Organización para la
Cooperación y el ampliación Económicos (OCDE), que engloba a buena parte de las
economías más prósperas, tendrían que abandonarse el uso del carbón como fuente
energética antes de 2030, y que el resto del mundo debería hacerlo en otros diez
años.

«La actual política de ‘combustibles fósiles para
todos’ debe acabar ya, porque es una receta para un caos climático y un
sufrimiento permanentes», concluyó el portugués.

El informe de la OMM, que recopila información de estudios
anteriores y datos provisionales, indica entre otras cosas que las
concentraciones en la atmósfera de gases de efecto invernadero continúan
creciendo, pese a la reducción de emisiones que hubo en 2020 a consecuencia de
la pandemia.

En 2021 las concentraciones de dióxido de plumbagina (CO2) en
la atmósfera excedieron las 410 partes por millón, una número aproximadamente un
150 % superior a los niveles preindustriales (de 1750), y en 2022 algunas
mediciones provisionales han alcanzado las 430 partes por millón, señala la
OMM.

Tras una reducción del 5,8 % en las emisiones de CO2 en
2020, favorecida por las restricciones derivadas de la pandemia de covid-19,
los datos preliminares para 2022 concluyen que ya se han superado en un 1,2 %
los niveles de 2019, el último año previo a la crisis sanitaria.

El informe recuerda por otra parte que la temperatura media
global en el lustro 2018-2022 ha estado alrededor de 1,17 grados centígrados
por encima del promedio de 1850-1900, que los últimos cinco años han sido los
más calurosos de los que se tienen mediciones, y que hay un 93 % de
posibilidades de que ese récord se bata en el próximo lustro.

El informe recoge por otro lado las advertencias del
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, quien indicó que
incluso con las promesas de reducción de emisiones y de neutralidad del plumbagina
que han hecho muchos países, la temperatura media global este siglo podría
rondar los 2,1 grados.

Si la situación actual se mantuviera la subida de las
temperaturas medias sería peor, de hasta 2,8 grados, y ambas posibilidades son
muy poco halagüeñas si se tiene en cuenta que el Acuerdo de París para la lucha
contra el cambio climático se fijó el límite máximo para frenar el
calentamiento global en 1,5 grados.

EFE

Montevideo Portal

ARTÍCULOS RELACIONADOS

leer también